Archivo diario: 1 01Europe/Madrid mayo 01Europe/Madrid 2013

El 1 de mayo de …

El 1 de mayo de 1881 nacía en Orcines, Francia, Pierre Teilhard de Chardin S.J.. Fue religioso, paleontólogo y filósofo francés que aportó una muy personal y original visión de la evolución. Miembro de la orden jesuita, su concepción de la evolución, considerada ortogenista y finalista, equidistante en la pugna entre la ortodoxia religiosa y científica, propició que fuese atacado por la una e ignorado por la otra. Suyos son los conceptos Noosfera (que toma prestado de Vernadsky) y Punto Omega.

Pierre Teilhard de Chardin

Pierre Teilhard de Chardin

Deja un comentario

Archivado bajo Efemérides

“Libro de los cantos” (Edición bilingüe) de Varios Autores

El Libro de los Cantos es la primera antología de poesía de China y uno de sus más grandes tesoros.

Cubierta de: El libro de los cantos

Cubierta de: El libro de los cantos

El Libro de los Cantos, también conocido como el Libro de las Odas, está compuestos por una infinidad de autores anónimos durante los cuatro siglos que van desde el año 1000 al 600 a. C. aproximadamente, los cantos amorosos, mitológicos, históricos, costumbristas y religiosos que conforman el “Libro de los cantos” constituyen el conjunto de poemas más antiguo de la civilización china y, por ende, uno de los más antiguos de la Humanidad. Desde la primera dinastía Han (a partir del año 206 a. C.), se atribuyó a Confucio tanto la selección como la edición de estos 305 cantos a partir de un total de tres mil que habrían llegado a manos del Maestro desde la más lejana antigüedad por vías que desconocemos. La mayor parte de ellos con cuatro, jeroglíficos por verso. El Libro de los cantos pasó entonces a ser uno de los «Cinco Libros», es decir, uno de los cinco textos sagrados que contenían las directrices morales, políticas y espirituales que seguiría el Imperio del Centro durante siglos y siglos, adquiriendo así un prestigio inagotable.

Igual que ocurre en la poesía primitiva de otros países la mayoría de estos cantos estaba ligada a danzas que representaban diferentes formas de trabajo o ritos relacionados con la fertilidad. La parte llamada “Himnos de Zhou”, del Libro de los Cantos incluye varios poemas que tienen relación con la agricultura, los mejores de los cuales son “Desbrozaban la hierba, los árboles” y “Muy afilado, bueno es el arado”. Se trata probablemente de cantos populares de los cuales se apoderaron después los señores para usarlos como odas en los sacrificios; es muy posible que en el proceso hayan sufrido cambios o distorsiones, porque ciertos versos no parecen consistentes por completo. Sin embargo, estos cantos evocan ante nosotros un vívido cuadro de cómo los primitivos siervos chinos arrancaban a la tierra su subsistencia hace tres mil años, en la cuenca del río Amarillo.

Los antiguos amaban los poemas narrativas acerca de las proezas de sus predecesores y ese tipo de poemas se encuentra también en el Libro de los Cantos. Algunos alaban a antepasados de la casa real, mientras otros describen las hazañas de antiguos héroes o la resistencia a la invasión de las tribus del norte. La literatura china antigua no es fundamentalmente épica; sin embargo, en tales poemas narrativos podemos ver cómo el pueblo de la dinastía Zhou trabajaba, manejaba la tierra y luchaba.

También hay numerosas sátiras en esta antología. A pesar de que los agricultores trabajaban duramente y a menudo padecían hambre y frío, tenían que pagar pesados impuestos y tributos, además de verse obligados a servir gratuitamente a los señores en los cultivos, o como soldados. Algunos de los cantos, por consiguiente, critican la injusticia social y comparan la vida regalada y estravagante de los señores con la dura existencia de los labradores.

Edición antigua en tira de bambú

Edición antigua en tira de bambú

Pero la parte más importante del Libro de los Cantos es la que comprende los cantos populares de las diferentes localidades. Como los señores los coleccionaron para emplearlos en su propio beneficio, ciertas alteraciones fueron inevitables; a pesar de eso, estos poemas líricos siguen siendo hermosos. “En el séptimo mes” describe los trabajos correspondientes a las diferentes estaciones del año.

Existen muchos hermosos poemas de amor en el Libro de los Cantos. Algunos describen enamoramientos honestos y devocin perdurable; otros, amores y matrimonios desgraciados y los pesares propios de la mujer en la época feudal.

El Libro de los Cantos, especialmente su sección de cantos populares, ocupa una posición muy importante en la literatura china. A pesar de que los comentadores feudales desfiguraron el significado de muchos de los poemas, por más de dos mil años esta colección ha sido grata a innumerables lectores chinos. Estos hermosos poemas líricos con sus imágenes gráficas y sencillas y su evocativo lenguaje proporcionan un cuadro verdadero de la vida en la dinastía Zhou y echan las bases de la excelente tradición del realismo en la poesía china.

 

Los cantos no se leían, sino que se cantaban en distintos actos públicos con acompañamiento musical diverso y —como bien dice Luis Alberto de Cuenca, de la Real Academia de la Historia, en la Presentación que ha escrito para esta edición— «constituyen el principal legado de China a la cultura universal». Su valor histórico y literario, dentro y fuera de China, es sencillamente incalculable. La presente edición del “Libro de los cantos” es bilingüe. Además de la mencionada Presentación de Luis Alberto de Cuenca, va acompañada de una amplia introducción en la que el profesor Gabriel García-Noblejas nos explica la historia y el trasfondo cultural que rodean a estos 305 cantos.

El Libro de los Cantos ( título original:  詩經 , Shi Jing ) ha sido publicado por la Editorial Alianza en su colección Alianza Literaria. Con presentación de Luis Alberto de Cuenca y Edición y traducción de Gabriel García-Noblejas Sánchez-Cendal. Encuadernado en rústica, tiene 376 páginas.

Este libro lo puedes adquirir a través de este enlace.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura. Poesía