Archivo diario: 4 de marzo de 2013

el 4 de marzo de …

Ryszard Kapuściński

Ryszard Kapuściński

El 4 de marzo de 1932 nacía en Pinsk, Bielorrusia, entonces parte de Polonia, Ryszard Kapuściński. Fue periodista, historiador, escritor, ensayista y poeta. Fue Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, 2003 por «su preocupación por los sectores más desfavorecidos y por su independencia frente a presiones de todo signo, que han tratado de tergiversar su mensaje».

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Efemérides

¿Por qué E= mc²? de Brian Cox y Jeff Forshaw

¿y por qué debería importarnos?

Einstein

Einstein

La historia de cómo Albert Einstein descubrió la ecuación más famosa de la ciencia y sus repercusiones en la física moderna. 

¿Por qué E=mc2?

¿Por qué E=mc2?

Como todo el mundo sabe, esta ecuación, E=mc² se debe al científico, también más famoso de todos los tiempos: Albert Einstein. Y ella fue la causa de la modificación de uno de los principios más conocidos de la ciencia: “El principio de conservación de la energía”, que, en términos populares, establecía que la energía ni se creaba ni se destruía, sino que solo se transformaba.

En 1905 un joven de 26 años que se hallaba apartado de los círculos universitarios e investigadores de la época, publicaba en la prestigiosa revista Annalen der Physik cinco artículos que revolucionaron la física, en un caso que tal vez no tenía más precedente que en Newton. Por algo se ha denominado ese año como “Annus mirabilis”.

El primer artículo, sobre la ley del efecto fotoeléctrico, puede decirse que le valió a su autor el Premio Nobel de Física de 1921, pero estamos interesados en el cuarto artículo (30 de junio de 1905), titulado: “Sobre la electrodinámica de los cuerpos en movimiento“, que, por su título, pocos sospecharían que en él establece la famosa “Teoría de la relatividad especial”.

Poco después extrae una consecuencia de su artículo, que considera tan importante como para enviar un nuevo artículo (27 de septiembre de 1905) como continuación del precedente. Son tres páginas solamente y en ellas establece la famosa ecuación, pero, curiosamente, no la escribe exactamente en la forma hoy mundialmente conocida.

Albert Einstein

Albert Einstein

El artículo en cuestión lo titula ¿Depende la inercia de un cuerpo de su contenido en energia? Y la respuesta es afirmativa. Como por inercia se entiende masa inercial, la conclusión, en términos populares, es que la energía tiene masa. Dice, por ejemplo textualmente:”Si un cuerpo emite la energía radiante L, su masa disminuye en L/c²” . Así pues, la célebre fórmula significa que un cambio en la energía E, de un cuerpo, implica también un cambio en su masa, m, de E/c². Por cierto, la letra representa la velocidad de la luz en el vacío que vale (aproximadamente igual que en el aire): 300.000 km/s.

¿Qué significa en realidad E = mc²?. Brian Cox y Jeff Forshaw emprenden un viaje hasta las fronteras de la ciencia del siglo XXI para descubrir qué se esconde detrás de la secuencia de símbolos que conforman la ecuación más famosa de Einstein. Explicando y simplificando las nociones de energía, masa y luz, demuestran que esta ecuación contiene la estructura misma de la naturaleza. Para ello nos llevan hasta el CERN, en Ginebra, donde tiene lugar uno de los experimentos científicos más importantes y ambiciosos de todos los tiempos: el gran colisionador de hadrones, el famoso acelerador de partículas capaz de recrear las condiciones que existían en el universo fracciones de segundo después del big bang. ¿Por qué E = mc²?super ventas aclamado por la crítica internacional, expone una de las explicaciones más fascinantes y accesibles sobre la teoría de la relatividad y sobre cómo se relaciona con nuestro mundo contemporáneo.

El libro es interesantísimo, y en ocho capítulos desgrana de una forma clara y entendible todo lo que debemos saber sobre el espacio, el tiempo y sobre la curvatura del espacio tiempo. Puede parecer mentira, pero la teoría de la relatividad tiene mucho que ver con nuestro mundo contemporáneo.

Pero… ¿realmente Albert Einstein fue quién descubrió la fórmula E=mc²?. Aquí voy a empezar otro artículo titulado:

Mileva Maric, la otra cara de Einstein

El año 2005 se declaró Año Einstein ya que se cumplía el centenario de la publicación de la teoría de la relatividad, por lo que vida y obra de Albert Einstein fueron centro de atención durante doce meses en los que seguramente salieron a la luz los claroscuros de esa personalidad, símbolo por excelencia del genio distraído en aras del conocimiento profundo. 

Mileva Maric y Albert Einstein se conocieron en 1896 en el Instituto Politécnico Federal de Zurich estudiando la carrera de física. Ella era la única mujer inscrita en matemáticas y fue la primera mujer que se licenció en física. Si bien los biógrafos del genio coinciden en que “los dos eran bastante feos”. La madre de Einstein, no vio nunca con buenos ojos a la serbia: “Ella es un libro, igual que tú…, pero tú deberías tener una mujer. Como sea, la pareja se flechó porque hablaban el mismo lenguaje: ella le dio clases de matemáticas, que nunca fueron el fuerte de Eisntein, preparaban juntos sus exámenes y compartían el interés por la ciencia y la música. Él le escribe en 1900: “Estoy solo con todo el mundo, salvo contigo. Qué feliz soy por haberte encontrado a ti, a alguien igual a mí en todos los aspectos, tan fuerte y autónoma como yo”.

Mileva Maric

Mileva Maric

Existen varias cartas del noviazgo en las que Einstein debate con ella sus ideas de la relatividad e inclusive se refiere a “nuestra teoría” y le da trato de colega. A partir de estas evidencias, el investigador E. H. Walker concluyó que las ideas fundamentales de la teoría de la relatividad fueron de Mileva Maric, quien no concluyó la carrera dado que se hizo cargo del cuidado de los hijos: su primera hija murió al año y medio de edad; más tarde tuvieron dos hijos, uno con retraso mental, lo que desde luego exigió más cuidados… de ella. Así que él consiguió un puesto académico y tuvo el tiempo para concluir sus estudios y desde luego para desarrollar la teoría arrogándose todo el crédito. El solo hecho de sugerir un plagio o que el cerebro privilegiado masculino de Einstein no sea tal, sigue desatando polémica en la sociedad científica. John Stachel, por ejemplo, replicó de inmediato a Walker: “Si bien es encomiable rescatar la figura de Mileva de la oscuridad, la historia de Einstein explotando a su esposa y robando sus ideas suena más a película de Hollywood que a una evaluación seria de las evidencias”. 

Walker volvió a la carga citando a un físico ruso que en los años 60 vio los manuscritos de 1905, los cuales estaban firmados Einstein-Mariti (Maric en húngaro), pero los originales no han aparecido. 

Dos personas distintas, una sola fórmula

Dos personas distintas, una sola fórmula

¿Cómo rescatar aquellas largas conversaciones en que dos inteligencias brillantes fueron conformando la teoría a partir de un acertijo? ¿Aparecerán algún día papeles que confirmen que una mujer fue capaz de pensar y estructurar algo tan complejo como esa teoría? ¿Será verdad que existen pruebas de que Einstein destruyó las cartas que hubieran podido probar la autoría de Mileva en la teoría de la relatividad? En esa pareja de físicos alguien tenía que cuidar a los niños, especialmente a uno que padecía trastornos mentales graves; alguien tenía que lavar y preparar la comida, y ése fue el papel que Einstein y la sociedad patriarcal asignaron a Mileva, quien subordinó todas sus aspiraciones a los objetivos de él, puso todos sus conocimientos a su servicio. El, en cambio, eligió el camino de la ciencia. 

En una carta que Mileva Maric dirige a su amiga Helene Kaufler le informa satisfecha del logro alcanzado: “Hace poco hemos terminado un trabajo muy importante que hará mundialmente famoso a mi marido”                                  

Fuentes:“La mujer detrás de Einstein”, La Jornada, 1/4/91 Arthur Spiegelman, “Einstein le leyó la cartilla a su esposa…”, La Nación, 23/11/96 Albert Einstein, Cartas a su novia Mileva, Princeton University Press, 1987.

Brian Cox en 2009

Brian Cox en 2009

Brian Cox, nació en Chadderton, Inglaterra, el 3 de marzo de 1968. Físico teórico en la Universidad de Manchester, trabaja con el acelerador y colisionador de partículas en el experimento ATLAS del CERN, en Ginebra, y es investigador de la Royal Society. Se ha convertido en una voz fundamental como divulgador científico en el Reino Unido, donde presenta programas sobre ciencia en la BBC con gran éxito de audiencia., Cox y Forshaw han publicado conjuntamente The Quantum UniverseEverything that Can Happen Does Happen(2011). Cox también es coautor, junto a Andrew Cohen, de Wonders of the Universe (2011) yWonders of the Solar System (2010).

Jeff Forshaw

Jeff Forshaw

Jeff Forshaw es profesor de física teórica en la Universidad de Manchester, especializado en física de partículas elementales. Fue premiado con la medalla del Institute of Physics Maxwell en 1999 por su valiosa contribución en el campo de la física teórica. Ha publicado dos libros de texto:Quantum Chromodynamics and the Pomeron, junto a Douglas A. Ross (1997), y Dynamics andRelativity, con Gavin Smith (2009).

Brian Cox y Jeff Forshaw comenzaron su colaboración en publicaciones científicas en 1998. Sus dos libros, ¿Por qué E=mc²? y The Quantum Universe han sido proclamados best sellers internacionales por la crítica.

¿Por qué E=mc²? (título original: Why Does E=mc²? (And Why Should We Care?) esta publicado por la Editorial Debate en su Colección Debate. Traducido del inglés por Marcos Pérez Sánchez. Encuadernado en tapa blanda con sobrecubierta, tiene 240 páginas.

Como complemento pongo el vídeo promocional de la editorial, titulado:

¿Por qué E=mc²? de Brian Cox y Jeff Forshaw. Editado por Debate

Así mismo voy a poner el vídeo promocional de la editorial inglesa (Book trailer) porque me parece muy interesante. Eso sí, está en inglés.

Why does E=mc2 by Brian Cox & Jeff Forshaw

Para saber más:

http://es.wikipedia.org/wiki/Brian_Cox_(f%C3%ADsico)

http://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_de_la_relatividad

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Ensayo - Crítica literaria, Historia