Archivo diario: 20 diciembre, 2012

«La reina de las lavanderas» de Carmen Gallardo

El trágico destino de la reina María Victoria dal Pozzo, la esposa de Amadeo I de Saboya

La Reina de las Lavanderas

La Reina de las Lavanderas

Si hay un periodo histórico que aún hoy está plagado de incógnitas es el reinado de la dinastía de los Saboya. María Victoria dal Pozzo compartió tres años escasos (1870-1873) junto a Amadeo de Saboya el trono español, al que la pareja llegó tras el derrocamiento de Isabel II organizado por los generales Prim, Serrano y Topete, y que abandonaron con el regreso de los Borbones.

Maria Victoria nació en París el 9 de agosto de 1847 en el seno de una familia de la nobleza Turinesa. Nunca supo asumir los roles y la actitud que cabía esperar de una reina en el siglo XIX. La aristocracia española, acostumbrada al derroche y la opulencia de la corte de Isabel II, no aguantaba a una mujer con «hábitos de burguesa y que no hacía alarde de su riqueza», explicaba Carmen Gallardo en la presentación de la novela.

Carmen Gallardo

Carmen Gallardo

No sólo no malgastaba su fortuna, sino que dedicó gran parte de ella a la beneficencia; una faceta caritativa vinculada con sus fuertes creencias religiosas, y que da título al libro, La reina de las lavanderas. Como cuenta en el libro «…Lucía un sol brillante sobre Madrid, iluminando un cielo de azul profundo salpicado por grupos de nubes cual bolas de algodón, rotundas, bien dibujadas, voluptuosas casi; el carruaje de capota con las dos mujeres (la reina y la Condesa de Alomina) abandonó el palacio por la puerta Incógnita, sorteando los jardines del campo del Moro y la fuente de los Tritones, hasta salir a la ribera del Manzanares…»

María Victoria dal Pozzo della Cisterna, VI princesa de La Cisterna y de Belriguardo

María Victoria dal Pozzo della Cisterna, VI princesa de La Cisterna y de Belriguardo

«Iban ensimismadas en su charla mientras dejaban atrás el recinto palaciego…  cuando el ruido de un carruaje las hizo volver la cabeza. Vieron un mar de ropas tendidas moviéndose al ritmo del suave viento… repentinamente surgieron tres críos que venían exaustos. No tendrían más de seis o siete años y tras ellos renqueaba uno aún más pequeño, todos parecían cubiertos de aguas negras y de barro…». «¿Como ser reina de un pueblo que pasa tanta miseria? ¿como no solventar la penuria de quienes parecen olvidados de la mano divina?… Esas criaturas necesitan cuidados y protección mientras sus madres buscan el sustento».

María Victoria, la reina culta y caritativa ignorada por España

Palazzo dal Pozzo della Cisterna

Palazzo dal Pozzo della Cisterna

María Victoria fue una reina efímera, del 16 noviembre 1870 hasta 11 febrero 1873. Desconocida, culta y virtuosa en un país convulso e inestable. Extranjera en una tierra que no supo valorarla, soportó los amoríos de su marido, las humillaciones de la aristocracia y el perpetuo temor a un atentado. Aun así, se entregó a la sociedad que la rechazaba y fundó la primera guardería, el asilo de las lavanderas. María Victoria nunca olvidó hacer numerosos legados para obras benéficas, y a través de la escritora española Concepción Arenal, que actuó como intermediaria, siguió hasta el último instante de su vida mandando muchas ayudas para españoles necesitados, con la exigencia de que los donativos se hicieran anónimamente. Durante largos meses, Concepción Arenal recibió frecuentes giros de dinero con notas firmadas por V.P.M., iniciales de Victoria dal Pozzo Mérode.

Escudo de armas de la reina Mª Vittoria dal Pozzo

Escudo de armas de la reina Mª Vittoria dal Pozzo

 

 Acompañada por su mayordomo mayor y una dama de honor, recibe en audiencia diaria a quien lo solicita, especialmente personas con grandes necesidades por enfermedad o penurias. La soberana distribuye al mes más de cien mil pesetas (600 €, que en la época era una enormidad), que en su mayor parte proceden de su fortuna personal, en obras de caridad y donativos a hospitales, hospicios y establecimientos benéficos.Pocos días después de dar a luz a su último hijo, perdió la corona. Murió a los veintinueve años en Italia consumida por la tuberculosis.

Con pasión por los detalles, rigor histórico y finura psicológica, esta novela la rescata del olvido y se sumerge en los abismos de su alma para expresar todo lo que sintió y nunca dijo sobre el amor, la soledad y el sacrificio.

Carmen Gallardo y Guillermo LorénYo solo puedo decir que recomiendo leer el libro tanto como una novela como un ensayo, sobre uno de los periodos más desconocidos de la historia de España; y más importantes, pues si las intrigas no hubieran triunfado y el general Prim no hubiera sido asesinado, España no habría perdido más de cien años en relación a Europa.

Carmen Gallardo (Madrid) es licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense. Ha desarrollado su labor profesional en todos los ámbitos del periodismo: radio, televisión, agencias, comunicación y prensa escrita. Redactora de la revista Dunia y redactora jefe de Joyce España, actualmente es jefe de Área de Yo Dona. Analista de la información de las casas reales, realizó el seguimiento durante un año de las actividades de la Princesa de Asturias y entrevistó en Oslo a la princesa Mette-Marit. Para Yo Dona ha realizado diferentes viajes de cooperación: a Haití y República Dominicana con la reina Sofía; a Zambia con la directora de orquesta Inma Shara y a campos de refugiados de Tanzania con Cruz Roja.

La reina de las lavanderas ha sido editado por La esfera de los libros en su Colección Novela Histórica. Está encuadernado en tapa dura con sobrecubierta y tiene 432 páginas. Está profusamente ilustrado con muchas fotografías algunas de las cuales inéditas en España.

Como complemento, pongo un vídeo en inglés muy interesante titulado:

Maria Vittoria dal Pozzo, Duchess of Aosta, Queen of Spain

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Literatura, Narrativa