Archivo diario: 11 diciembre, 2012

«El hombre que amaba a los niños» de Christina Stead

Se edita finalmente en castellano la novela de culto de la escritora australiana Christina Stead El hombre que amaba a los niños, publicada en 1940

El hombre que amaba a los niños

El hombre que amaba a los niños

En 1940, una escritora australiana, Christina Stead, glosó el comienzo más afortunado de la historia de la literatura («Todas las familias felices se parecen unas a otras; cada familia desdichada lo es a su manera») para construir un novelón (en tamaño, en ambición y en resultados) que, por derecho propio, le reserva un lugar de privilegio en ese subgénero infinito, complejo y delicado que podríamos denominar «novela familiar». Pues debe ser dicho ya, sin temor a exagerar ni temor a lo manido: El hombre que amaba a los niños es una obra maestra.

Sam y Henny Pollit tienen muchos niños, poco dinero y se odian demasiado entre sí.
Cuando Sam utiliza, para alimentar la voracidad de su ego, la veneración que sienten sus hijos por él, Henny lo observa con sombría desesperación, consciente de la amarga realidad que subyace a sus locas visiones.
Escalofriante novela de la vida familiar, de la relación entre padres e hijos, maridos y esposas, El hombre que amaba a los niños está reconocida como un clásico contemporáneo.

Clásica en su concepción y en su escritura, decimonónica por vocación, El hombre que amaba a los niños constituye sin embargo una novela decisivamente moderna, que hace palidecer a muchas obras nacidas en el a menudo insoportable doble venero del realismo social y del realismo mágico, que nos ha acostumbrado hasta el cansancio a sagas más o menos previsibles y a soluciones literarias con un insoportable tufo a levedad. Leer a Stead duele y conmueve. Pocos libros como el suyo pueden presumir de haber revelado con semejante talento la potencia de la literatura como notaria de una anomalía.

Christina Stead

Christina Stead

Christina Stead nació en Sídney, Australia, el 17 de julio de 1902 y murió en Sídney el 31 de marzo de 1983.  Novelista y cuentista, aclamada por su sátira y penetración psicológica.

El hombre que amaba a los niños (título original: The Man Who Loved Children (1940), esta editado por Pre-Textos. Traducida del inglés por Silvia Barbero Marchena y prólogo de Felipe Benítez Reyes, está encuadernado en rústica y tiene 720 páginas.

Para saber más:

http://www.pre-textos.com/escaparate/product_info.php?products_id=1320

http://www.kirjasto.sci.fi/cstead.htm

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Narrativa