Archivo diario: 20 junio, 2012

“El Ángel de la Ventana de Occidente” de Gustav Meyrink

Hoy presento un libro que no es novedad, pero si es un libro que me causó mucha impresión cuando lo leí.

El autor, en El Golem (1915)  su obra más conocida, ofrece una visión simbólica de este personaje legendario del folclore judío, que a su juicio encarna la potencia oculta (monstruosa e informe por estar aún ‘dormida’) que anida en el inconsciente de todos los hombres, y en especial en el de los judíos del gueto de Praga.Sus novelas posteriores desarrollan la misma fórmula: material tradicional procedente del folklore europeo, reinterpretado desde una perspectiva simbolista y esotérica, influida por la alquimia, lacábala, el budismo, el taoísmo y la masonería, pero enemiga de la teosofía y el espiritismo. Son temas recurrentes el sueño (concebido como puerta a otra dimensión de lo real), el Doble y la amada idealizada, según el modelo de la donna angelicata de Petrarca, Ofelia o la niña muerta de Poe.

El ángel de la ventana de occidente, última novela de Meyrink, narra la fantástica historia de un hombre que, tras hacerse cargo de los papeles de un primo difunto, comienza a tener pesadillas y visiones sobre su antepasado, el enigmático John Dee, célebre ocultista inglés que vivió entre 1527 y 1609. Recibe entonces la visita de dos extraños personajes, el misterioso Lipotin y la seductora Assja Chotokalungin, que le reclaman la legendaria punta de lanza de Hoël Dhat, de la que él nada sabe. La acción de la novela, que transcurre en Inglaterra, Polonia y Praga, oscila entre lo real y lo onírico, y viaja desde los albores del siglo XX al reinado de Isabel I. El relato pretende ilustrar la ley del karma, así como exponer los fundamentos de la verdadera alquimia: procurar al ser humano un vehículo inmortal para lograr la resurrección de la carne.

Pero Gustav Meyrink tiene otras novelas igual de interesantes como son  El rostro verde (1916), La noche de Walpurgis (1917) y El dominico blanco (1921) del cual hablaré en otra ocasión. También publicó varios relatos.

Gustav Meyrink (bautizado como Gustav Meier) nació el 19 de enero de 1868 en Viena, como resultado del amorío entre el barón Karl Warnbühler von und zu Hemmingen y una actriz de segunda fila, Maria Wilhelmina Adelheid Meier, probablemente de orígenes judíos. La familia paterna no se interesó por él hasta que se convirtió en un escritor famoso, momento en que le ofrecieron hacer uso oficial de su apellido. Gustav, que había adoptado el apellido Meyrink como nombre artístico, declinó la oferta.1 En numerosos personajes de sus novelas se distinguen los rasgos de sus progenitores: ancianos nobles de hábitos ridículos y actrices fracasadas. Murió el  el 4 de diciembre de 1932, en Starnberg.

La edición de la Editorial Valdemar de El Ángel de la Ventana de Occidente ( título original Der Engel vom westlichen Fenster) está traducida p0r José Rafael Fernández Arias. Encuadernado en tapa dura tiene 400 páginas.

Para saber más:

http://galeon.hispavista.com/meyrink/index.htm

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Narrativa