Archivo diario: 8 mayo, 2012

Un análisis matemático muestra patrones comunes en los estilos narrativos según la época

 

Los libros escritos en la misma época comparten personalidad literaria, según los resultados de un equipo de científicos que ha analizado 7.750 textos de más de medio millar de autores. Además, los investigadores creen que las influencias estilísticas del pasado son cada vez menores.

Además de compartir generación, los poetas españoles del 27, como Federico García Lorca, Rafael Alberti y Luis Cernuda, tendrían un estilo narrativo similar por haber sido contemporáneos, según las conclusiones que un equipo internacional de científicos ha publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

“La literatura es una forma de expresión cuya estructura a lo largo del tiempo, tanto en contenido como en estilo, ofrece un documento histórico de la evolución de la cultura”, señala la investigación.

El trabajo ha analizado 7.750 textos de más de medio millar de autores, que se encuentran en la librería virtual delProyecto Gutenberg de acceso libre. Las muestras incluyen fragmentos firmados por poetas, dramaturgos, líderes militares, naturalistas, pensadores e historiadores anglosajones. El análisis tuvo en cuenta 300 palabras sin información contextual, como preposiciones, artículos y conjunciones.

Todos los relatos estudiados estaban escritos en inglés. Según dice a SINC Daniel N. Rockmore, matemático investigador del Darmouth College (Estados Unidos), y uno de los autores, “sería interesante investigar las mimas cuestiones en diferentes lenguas”. 

Otro de los resultados sugiere que las influencias estilísticas del pasado cada vez son menores, es decir, que en la literatura del siglo XX se perciben menos influencias antiguas que en la de sus predecesores. El análisis muestra que cada vez más hay diversidad de estilos por la menor influencia de obras históricas, así como el incremento del número de publicaciones.

La metodología utilizada podría ser útil para investigar la evolución de la literatura con técnicas cuantitativas de análisis. En este estudio se ha visto como cada época tiene su propio estilo literario.

Además, Rockmore añade que el próximo paso de su línea de investigación sería “entender la manera en que ha cambiado el estilo a lo largo del tiempo y encontrar otras métricas influyentes en la literatura”.

Publicado en la revista  Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS)


Deja un comentario

Archivado bajo Ensayo - Crítica literaria

Lecturas para bebés menores de 2 años

Con entusiasmo, creatividad y paciencia, el aprecio por los libros se puede estimular desde la cuna.

Fomentar la lectura en los niños es algo que interesa a los padres. Sin embargo, muchos dudan de si merece la pena leer un cuento o un poema cuando aún son bebés. ¿Se enterarán, servirá de algo? La respuesta es afirmativa. El aprecio por los libros se puede estimular desde la cuna. Ahora bien, es preciso tener algo presente: tan importante como el qué es el cómo. En esta etapa de la infancia, el papel de los padres, su entusiasmo y su creatividad al leer cuentos es fundamental para captar la atención de los pequeños y hacer de la lectura una experiencia divertida.

Cuenta Santiago Alba Rico en su ensayo ‘Leer con niños’ (Caballo de Troya, 2007) que un día, presa de la desesperación porque su hija de seis meses lloraba a un volumen ensordecedor, se le ocurrió echar mano de la ‘Divina comedia’; sí, la obra de Dante. En un brazo se colgó a su hija y en la mano del otro se colocó el libro en cuestión y comenzó a caminar mientras daba grandes zancadas por la casa y leía en voz alta.

Según escribe este filósofo y guionista de los legendarios electroduendes de ‘La bola de cristal’, esa solución improvisada le funcionó. “La combinación tuvo un efecto ansiolítico inmediato, para ella y para mí, y pocos minutos después pude seguir leyendo sentado al lado de la cuna, desde donde Lucía me miraba, atontada por mi voz y con un brochazo ya de sueño en las pupilas”, asegura en su libro. A partir de entonces, cada vez que Lucía lloraba, recibía una ración de la ‘Divina comedia’, de cualquier otro clásico que su padre tuviese a mano o unos poemas de Fernando Pessoa. Antes del año, Lucía hablaba con la misma energía con que antes lloraba.

La moraleja de la historia anterior no es que debamos leerles clásicos a los niños. Más bien sería que los padres conectan mejor con sus hijos cuando intentan contagiarles y compartir algo que les causa placer a ellos. Entre otras razones, porque los bebés no leen, tienen un vocabulario muy restringido y solo comprenden mensajes sencillos; así que corre por cuenta del adulto convertir en algo divertido esa nueva experiencia de escuchar una historia. De ahí que, hasta cierto punto, importe menos qué libro elijamos que el ritmo del texto en cuestión, el tono de voz con que lo leamos, el entusiasmo que demostremos o el “espectáculo” que montemos alrededor. Al fin y al cabo, se busca transmitir emociones, algo que el bebé comprende mucho mejor que las palabras.

Hay que saber dar vida a los libros para que ellos puedan entregarnos la que está contenida en sus páginas. Ese es el contrato entre libro y lector, tenga este la edad que tenga. De ahí que muchas veces lo más complicado no sea si los bebés entienden o dejan de entender lo que les contamos, sino si los adultos entramos en el juego, nos dejamos llevar y fantaseamos con la seriedad con que ellos lo hacen. Quien haya dado voz a un oso de peluche, se haya puesto un parche en el ojo o se haya convertido en una gallina que mueve las alas corriendo por el pasillo mientras cacarea… sabrá en qué consiste lo anterior.

Un último (pero valioso) consejo: conviene apagar la tele -y cualquier otra pantalla- mientras se lee. Cuesta captar la atención del bebé y esta no dura mucho más de 20 minutos, así que es mejor evitar otras distracciones.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura infantil y Juvenil