“Misterio en el castillo del terror” de Robert Arthur Jr.

Para jóvenes a partir de 1o años.
Nueva edición de El señor Hitfield y Los tres investigadores.

Cubierta de: Misterio en el castillo del terror

Cubierta de: Misterio en el castillo del terror

Creo que hay pocos padres que no recuerden los tomos verdes en los que, en la cubierta y en la parte de arriba venía una franja negra en la que se leía: Alfred Hitchcock y los tres investigadores con un dibujo de la cara del señor Hitchcock. Publicado por la Editorial Molino tuvo mucho éxito y se llegaron a publicar más de sesenta títulos.
Los tiempos han cambiado, estamos en el siglo XXI y la edición se ha modernizado. El señor Alfred Hitchcock ya no figura en la cubierta y los dibujos son bastante mejores, debido al lápiz del ilustrador Pedro Rodríguez.
Los tres investigadores son:

  1. Jupiter Jones, Primer Investigador – Jupiter o justus es el cerebro del grupo. Es inteligente, rollizo, con una memoria a toda prueba y con grandes habilidades deductivas. Jupiter es huérfano y vive con su tío Titus Jones y su tía Matilda en el Patio Salvaje, un negocio de chatarrería.
  2. Pete Crenshaw, Segundo Investigador – Pete es el atleta del grupo. Se ve involucrado en todas las situaciones que requieren acción, pero muy a su pesar ya que no le gusta verse envuelto en nada peligroso. Su padre trabaja en la industria del cine.
  3. Bob Andrews, Tercer Investigador – Bob es estudioso y meticuloso. y es el más pequeño de los tres. Trabaja a tiempo parcial en la biblioteca local. Su padre es periodista.

    Ilustración de Pedro Rodríguez

    Ilustración de Pedro Rodríguez

En esta, su primera aventura, Misterio en el castillo del terror, cuentan con un Rolls-Royce dorado que les ha correspondido durante un mes en un concurso. Con su propia tarjeta de visita y su cuartel general en lo que llaman Patio Salvaje se van a ver envueltos en una peligrosa misión después de haber hablado con el productor de cine Albert Hitfield que busca una casa encantada para el rodaje de una película. Los tres investigadores saben que cerca de Los Ángeles hay un verdadero Castillo del Terror y hacia él se encaminan para descubrir si de verdad está encantado. 

«—Para empezar—dijo—, el castillo del terror está en un pequeño y estrecho cañón, llamado Cañon Negro, encima de Hollywood. Originalkmente se llamó castillo de Terrill, porque lo mandó construir el actor de cine Stephen Terrill. Fue un gran artista en los tiempos del cine mudo.
     Solía trabajar en películas de miedo, vampiros, salteadores de caminos y cosas así. Construyó su casa según el modelo de un castillo encantado que utilizaron en una de sus películas. Está lleno de viejas armaduras, cajas de momias egipcias y otras cosas fantasmales, procedentes de distintas películas en las que trabajó». [Pag. 38-39]

Dentro del castillo nuestros tres investigadores se tendrán que enfrentar entre otras cosas al fantasma azul y a la niebla del miedo; órganos que tocan solos, esqueletos que sonríen y algunos trucos que os harán más divertida la lectura. 
Yo os le recomiendo y creo que la iniciativa de la Editorial RBA-Molino de volver a publicar las aventuras de Los Tres Investigadores es un gran acierto. Entretuvo a los jóvenes de ayer y entretendrá a los jóvenes de hoy.

Robert Arthur, Jr

Robert Arthur, Jr

El autor:
Robert Arthur, Jr. nació en Corregidor, Filipinas, el 10 de noviembre de 1909 y falleció en  Filadelfia, Pensilvania, EE. UU., el 2 de mayo de 1969; fue un escritor norteamericano conocido fundamentalmente por su creación de la serie de libros juveniles Los Tres Investigadores. También trabajó en la serie Alfred Hitchcock Presenta.
Graduado por la Universidad de Míchigan, publicó numerosos relatos en diferentes revistas entre 1930 y 1940. Ganó dos veces el Premio Edgar al mejor Drama para Radio, otorgado por la Mistery Writers of America.

El libro:
Misterio en el castillo del terror (título original: The Secret of Terror Castle, 1964) ha sido publicado por la Editorial RBA Molino en su Colección Molino Inolvidables. Traducido del inglés por M. L. Pol de Ramírez. Ilustraciones de Pedro Rodríguez. Encuadernado en tapa dura, tiene 208 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el vídeo de una película inglesa  (en inglés) basado en el libro.

The Three Investigators And The Secret Of Terror Castle

Para saber más:

http://en.wikipedia.org/wiki/Robert_Arthur,_Jr.

http://www.threeinvestigatorsbooks.com/RobertArthur.html

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura infantil y Juvenil, Literatura, Narrativa

“Bartleby, el escribiente” de Herman Melville (ilustraciones de Stéphane Poulin)

«Preferiría no hacerlo» (I would prefer not to, en el original)

Cubierta de: Bartleby, el escribiente

Cubierta de: Bartleby, el escribiente

Hay que agradecer a Alianza Editorial que de un cuento tan importante como es Bartleby, el escribiente. Un relato de Wall-Street, haya realizado una edición tan cuidada; con traducción y notas de Arturo Agüero Herranz e ilustraciones del artista y escritor canadiense Stéphane Poulin.

Bartleby, el escribiente. Un relato de Wall-Street fue publicado por primera vez, de forma anónima y en dos partes, en los números de noviembre y diciembre de 1853 de la revista Putnam’s Magazine. En 1856, con pequeños cambios, fue incluido en el libro de Melville The Piazza Tales. El cuento tuvo escaso éxito inicial tanto entre lectores como críticos, aunque su importancia y reconocimiento no han cesado de aumentar desde entonces.
Narra la historia un abogado de nombre desconocido que tiene su oficina en Wall Street, Nueva York y que, según sus propias palabras, «en la plácida  tranquilidad de un retiro confortable, hacen un cómodo negocio entre las rentas, hipotecas y títulos de propiedad de los hombres ricos». Tiene tres empleados, apodados Turkey (Pavo), Nippers (Tenazas) y Ginger Nut (Bizcocho de jengibre). Turkey y Nippers son copistas, o escribientes; Ginger Nut, de apenas doce años, es el chico de los recados. Como los dos escribientes no son suficientes para hacer el trabajo de la oficina, el narrador pone un anuncio para contratar un nuevo empleado. Bartleby se presenta y es contratado de inmediato. Su figura es descrita como «pálidamente pulcra, lamentablemente decorosa, incurablemente desamparada».

Ilustración del libro (1)

Ilustración del libro (1)

El narrador asigna a Bartleby un lugar junto a la ventana. Al principio, Bartleby se muestra como un empleado ejemplar. Sin embargo, cuando el narrador le pide que examine con él un documento, Bartleby contesta: «Preferiría no hacerlo» (I would prefer not to, en el original) y no lleva a cabo la solicitud. A partir de entonces, a cada nuevo requerimiento de su patrón, contesta únicamente esta frase, aunque continúa trabajando en sus tareas habituales con la misma eficiencia. El narrador descubre que Bartleby no abandona nunca la oficina y que parece que se ha quedado a vivir allí. Al día siguiente, le hace algunas preguntas, pero Bartleby responde siempre con la misma frase. Poco después, Bartleby decide no escribir más, por lo que es despedido. Pero se niega a irse de la oficina.
Incapaz de expulsarlo por la fuerza, el narrador decide trasladar sus oficinas. Bartleby permanece en el lugar, y los nuevos inquilinos se quejan al narrador de su presencia. El narrador intenta convencerlo de que se vaya, pero no lo consigue. Bartleby es finalmente detenido por vagabundo y encerrado en la cárcel. Allí, poco después de la última visita que le hace el narrador, se deja morir de hambre. En un breve epílogo, el narrador comenta que el extraño comportamiento de Bartleby puede deberse a su antiguo trabajo en la Oficina de Cartas Muertas, en Washington.

Ilustración del libro (2)

Ilustración del libro (2)

Bartleby, el escribiente es uno de los más célebres relatos breves de la literatura americana. Curiosamente la única historia que escribió Melville aquel 1853 aparte de Bartleby el escribiente , Cock-A-Doodle-Doo!, comparte el mismo final que esta, la muerte por inanición. El comportamiento de Bartleby representa un enigma, con la existencia de multitud de interpretaciones al respecto. Tanto el filósofo francés Gilles Deleuze, como el italiano  Giorgio Agamben han escrito ampliamente sobre el tema. El cuento ha sido considerado precursor del existencialismo y de la literatura del absurdo. Borges y otras voces han apuntado que Bartleby anticipa algunos temas de la obra de Franz Kafka, así como Enrique Vila-Matas destaca la existencia de características comunes entre los personajes del escritor praguense y el de Bartleby. También se ha afirmado que pueden encontrarse elementos del personaje de Bartleby en la obra de Samuel Beckett. Incluso la novela Un saco de huesos (1998), de Stephen King, tiene pasajes inspirados en Bartleby, con distintas referencias a este.

Herman Melville en 1870

El autor:
Herman Melville nació en Nueva York, el 1 de agosto de 1819 y falleció el 28 de septiembre de 1891, autor fundamental de la literatura estadounidense del siglo XIX, es conocido sobre todo por la profundidad simbólica y psicológica que contienen sus novelas. De su experiencia aventurera como marino dejó constancia en sus primeras novelas y en su obra maestra Moby Dick (1851). Su magnífico relato Bartleby, el escribiente (1853) se ha considerado un precursor de la literatura del absurdo e incluso del existencialismo.

Stéphane Poulin

Stéphane Poulin

El Ilustrador:
Stéphane Poulin es un ilustrador y autor de literatura para niños y jóvenes nacido en Montreal, Canadá, en 1961. Comenzó a ilustrar libros en 1985, y desde entonces ha conseguido numerosos premios.

El libro:
Bartleby, el escribiente. Un relato de Wall-Street (título original: Bartleby the Scrivener: A Story of Wall Street, 1853) ha sido publicado por Alianza Editorial en su Colección Libros Singulares. Con traducción y notas de Arturo Agüero Herranz; e ilustraciones de Stéphane Poulin. Encuadernado en tapa dura y gran formato 38 x 26 cm., tiene 65 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en inglés titulado:

Bartleby The Scrivener (Movie), Herman Melville 1853

 

Preferiría no hacerlo

Preferiría no hacerlo

 

 

2 comentarios

Archivado bajo Cómics, libros ilustrados con viñetas, Literatura, Literatura, Narrativa